Dani Navarro prepara La Vuelta en La Cubilla

El ciclista asturiano Dani Navarro lleva sin competir desde el día 14 de mayo cuando sufrió una grave caída en el trascurso de la cuarta etapa del Giro de Italia que le produjo múltiples fracturas en costillas y clavícula, además de una fuerte contusión pulmonar, que le obligó a permanecer varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de Roma.

Tras su regreso a España, el gijonés continuó con su recuperación bajo la atención de un especialista neumólogo y un traumatólogo que controlaron exhaustivamente su estado de salud.

En cuanto los médicos le dieron permiso, volvió a subirse a la bicicleta, primero sobre el rodillo y posteriormente ya saliendo a la carretera con entrenamientos suaves. Pero como ya tiene la vista puesta en la próxima Vuelta a España, la cabeza le dice que tiene que recuperar la condición con la que llegó al Giro y aún con dolores ya está haciendo entrenamientos largos, con puertos y de calidad.

Esta mañana subió Pajares hasta Brañillín y después a La Cubilla. “No recordaba que fuera tan largo” decía, a la vez que se mostraba maravillado por el espectáculo que ofrecían las nubes cubriendo con su manto la zona baja del valle.

En la cima, a 1683 metros de altitud, comentaba como está siendo la recuperación; “Lo que más problemas me está dando es la clavícula, que en principio era lo más fácil de solucionar y aunque ya han pasado siete semanas, todavía me sigue molestando y mucho”.

Navarro, que ha fijado su residencia en Andorra, pasará unos días en Asturias para tratar sus lesiones. “He empezado la rehabilitación esta semana aquí con los fisioterapeutas que conozco de toda la vida, que es en los que tengo confianza y espero que en pocos días lo acabemos de solventar, para poder centrarme en entrenar para preparar bien La Vuelta y no estar pendiente del dolor, que es un quebradero de cabeza”. Confiesa.

Al gijonés se le echará en falta este año en el Tour de Francia, cita a la que acudió en nueve ocasiones y de forma ininterrumpida los años que estuvo en Cofidis. “Una pena, llevaba seis años seguidos corriendo el Tour, pero dadas las circunstancias no puedo ir. Ahora tengo la oportunidad de hacer La Vuelta que es una carrera que me encanta y pese a que llevo pocos días de competición, espero tener tiempo para llegar en buena condición. Intentaré recuperar el estado de forma y pienso que al haber corrido poco, tengo frescura y puedo llegar bien”, dice el asturiano.

La Vuelta 19, se disputará entre el 24 de agosto y el 15 de septiembre. La ronda española que arrancará en Torrevieja y finalizará en Madrid, tendrá tres finales de etapa en nuestra región. El día 7 de septiembre llegará a Oviedo procedente de Cantabria, un día después los ciclistas se enfrentarán a una durísima etapa con final en el Alto del Acebo y el 9 de septiembre la meta estará instalada en el alto de La Cubilla. “Conozco muchas de las etapas, además de esta de La Cubilla, la de Andorra porque ahora vivo allí y también voy a ir a reconocer la del Acebo. En general la vuelta ya sabemos cómo es, son siempre etapas muy explosivas, mucha montaña, muy bonita. Ya hice un año entre los diez primeros, así que vamos a intentar hacerlo lo mejor posible, aunque después de llevar cinco semanas parado queda mucho trabajo para llegar en la mejor condición posible”.  Finaliza el corredor de Katusha.