Dani Navarro tercero en la primera etapa de montaña: “Voy a seguir intentándolo”

Primer día de montaña de esta edición del Tour de Francia y protagonismo para el corredor asturiano Dani Navarro.

602878107-676x359
Foto: Web Team Cofidis

La 7ª etapa que constaba de 162.5 km y unía la población de L’Isle-Jourdain con el Lago de Payolle, ya deparaba desde la salida que no iba a ser cómoda, los intentos de fuga fueron constates y la velocidad muy alta. Durante la primera hora de carrera, se recorrieron ya 49,4 km y en ese momento se produce la escapada definitiva compuesta por  29 hombres: Vassil Kiryienka (Sky), Gorka Izagirre (Movistar), Vincenzo Nibali y Alexey Lutsenko (Astana), Jan Bakelants y Alexis Vuillermoz (AG2R-La Mondiale), Paul Martens (LottoNL-Jumbo), Fabian Cancellara y Jasper Stuyven (Trek-Segafredo), Oliver Naesen (IAMCycling), Matti Breschel, Alex Howes y Sebastian Langeveld (Cannondale-Drapac), Greg Van Avermaet (BMC), Stephen Cummings (Dimension Data), Simon Geschke (Giant-Alpecin), Paul Voss (Bora-Argon 18), Kristijan Durasek (Lampre-Merida), Ángel Vicioso (Katusha), Jurgen Roelandts (Lotto-Soudal), Sylvain Chavanel y Antoine Duchesne (Direct Energie), Tony Martin (Etixx-Quick Step), Dani Navarro, Borut Bozic y Luis Angel Maté (Cofidis), Daryl Impey (Orica-BikeExchange) y, por último, Pierre-Luc Périchon (Fortuneo-Vital Concept).

El pelotón consiente la fuga, pero no deja que la diferencia supere los cinco minutos y medio.

A falta de 40 km. para la meta comienzan los escarceos en el grupo delantero y Cummings, Duchesne, Navarro y Breschel se adelantan 10 segundos a sus ex compañeros de escapada. Por detrás Nibali no quiere perder la oportunidad y pone a trabajar a su compañero de equipo para alcanzar a los fugados.

A 27 km de meta, Cummings lanza un ataque para evitar ser alcanzado por el grupo perseguidor en el que ruedan Nibali y Van Avermaet, entre otros. Navarro intenta alcanzarle, pero finalmente desiste y espera al grupo de Nibali.

Faltan 20 kilómetros para la meta cuando comienza el ascenso al primer puerto importante de este Tour, el Col d’Aspin de 12 km al 6,5%, momento en el que ataca Vicenzo Nibali y el primero en responder es el asturiano Dani Navarro. Seguidamente se les unen el líder, Van Avermaet, y Daryl Impey.

El ritmo que impone Nibali en el ascenso provoca que Van Avermaet se descuelgue a falta de 15 para la meta. El italiano y Navarro son quienes trabajan en el trío perseguidor tratando de dar caza al hombre de cabeza, que sin embargo continúa aumentando su ventaja en el ascenso.

En las últimas rampas del puerto, Dani Navarro protagoniza un ataque y marcha en solitario en segunda posición. Nibali desiste pero el australiano Daryl Impey consigue alcanzarle y coronan el Col d’Aspin con una desventaja de 1 minuto sobre el hombre que es cabeza de carrera.

El corredor británico del Dimensión Data, Stephen Cummings, se presenta en solitario en la meta de Lac de Payolle, con ventaja suficiente para celebrar la victoria. Por detrás, a poco mas de 1 minuto, Daryl Impey vence en el sprint a Dani Navarro que ocupa la tercera posición en la primera jornada pirenaica.

A pesar de la destacada actuación, Navarro confiesa sentirse “un poco triste, porque perdí una buena oportunidad de ganar, pero estoy muy bien de sensaciones y de forma y creo que habrá más oportunidades como esta para poder ganar antes de que acabe el Tour”.

Navarro partía hoy con una desventaja superior a los 27 minutos con respecto al líder, prueba de que se había desentendido de la clasificación general desde el principio. “La idea era ésta, ir perdiendo tiempo en las primeras etapas con la intención de meterme en una fuga para tratar de ganar una etapa, que es lo que se me está resistiendo a lo largo del año y en la primera ocasión que he tenido lo he intentado. Vamos a seguir así”, dice.

Hoy  estuvo muy activo desde el principio metiéndose en los cortes buenos hasta el final. “He tenido mala suerte porque en el momento en que saltó Cummings yo estaba un poco cerrado y no he podido cogerle rueda y él en el llano es mucho más fuerte que yo”.

“Luego subiendo Nibali iba a arrancadas y no pasaba al relevo como tenía que pasar y al final cuando he arrancado yo ya sabía que era muy difícil cogerle, igual tenía que haber arrancado antes, pero bueno hoy ha salido así, yo me encuentro muy bien y todavía queda mucho Tour para seguir intentándolo”. Concluye el gijonés del Cofidis.