Dani Navarro pone punto final a su mejor temporada

Dani Navarro ha puesto punto final a su mejor temporada de resultados. La reciente caída en la Vuelta a Burgos ha propiciado que le tengan que realizar tres implantes en la boca, por lo que ha decidido no disputar el 1 de septiembre el Gran Premio de Plouay y dar así por finalizado el mejor de los nueve años que lleva como profesional.

Tras ocho campañas como gregario, el ciclista gijonés está feliz por su primera experiencia como líder de su equipo, el Cofidis. «Empecé a finales de febrero con una victoria en Murcia ante Valverde y el holandés Mollema, lo que me dio gran moral para el resto de las carreras que disputé», afirma el asturiano, que añade que «luego estuve entre los díez mejores en Andalucía y después en la París-Niza, para dejarme ver en las etapas de montaña de la Vuelta al País Vasco y Cataluña».

Las sensaciones antes del Tour de Francia eran muy buenas «porque ya hice quinto en la general en el Criterium Dauphiné, en el que van los mejores a prepararse para la carrera más importante del mundo por etapas, por lo que la preparación creo que fue buena». De su actuación en la Grand Bouclé, el ciclista forjado en Las Mestas, que entró en el ‘top ten’ de la carrera, asegura que «cumplí el objetivo de estar entre los diez primeros en la general y tuve muy cerca una victoria de etapa, lo que dice mucho en favor de mi trabajo». De mismo modo, asegura que «es para estar contento, pues me estrenaba en solitario sin tener que trabajar para nadie y estuve entre los mejores en todas las pruebas que participé».

Lo mejor de este 2013 para Dani Navarro fue «el triunfo en Murcia, aunque lo del Tour tuvo mucho mérito», mientras que, por contra, el peor momento fueron «las caídas que sufrí en Lieja».

El corredor gijonés se entrenará hasta finales de mes para reanudar su preparación en octubre de cara a 2014, año en el que le gustaría volver a la ronda gala, pero confiesa que «tengo muchas ganas de hacer la Vuelta a España, pues la pena es que acabé muy cansado el Tour». – José Luis Calleja. El Comercio-