Dani Navarro en el Tour de Omán

Tras la participación en el Tour de Dubái, donde Navarro comenzó la temporada, el asturiano continúa su periplo por territorio asiático con el equipo Cofidis participando en el Tour de Omán, que se disputa desde este martes día 13 hasta el domingo 18 de febrero.

Esta cita alcanza su novena edición y cuenta con perfiles distintos para velocistas, todoterrenos y escaladores. A pesar de su ‘reciente’ creación, ha ido creciendo en prestigio y ha conseguido asentarse como una de las citas del calendario internacional donde grandes corredores comienzan a afinar sus piernas de cara a pruebas más importantes. Si bien los perfiles de cada una de las etapas serán distintos, nuevamente se avecina la cima de Jebal Al Akhdnar como la clave para dirimir el ganador de la clasificación general.

En la primera etapa, con un recorrido de 162 kilómetros, parece propicio para los sprinters, con una etapa totalmente llana.

En la segunda jornada, de 167,5 kilómetros, la media montaña hace aparición en una etapa en la que el premio puede ir dirigido a aquellos valientes que se animen a atacar desde lejos, con un final muy exigente.

La tercera etapa, de 179,5 kilómetros, encierra un final trampa, con 800 metros finales que cuentan con una pendiente del 10% y que puede servir para colar importantes segundos a los ciclistas que luchan por la general.

Para la cuarta etapa, llega el día con menos kilómetros. Tan solo 117 son los que recorrerán los ciclistas, aunque también se antoja clave para la general, puesto que su trazado engloba una triple subida hasta la calle Al-Jabal (3,4 kilómetros al 8,8% de desnivel) antes de la llegada.

Un día después, el sábado 17 de febrero, llega la etapa reina, con 152 kilómetros entre Sam’il y Jabal Al Akhdar, lugar en el que se encuentra la cima más poderosa de este Tour de Omán, con 5,7 kilómetros y una pendiente media del 10,5%.

La cita se cierra el domingo 18 de febrero, con la sexta y última etapa, de 135 kilómetros, en un terreno propicio para sprinters.